Introducción

El “ajuste vertebral” o thrust está asociado frecuentemente con un reconocible “crack”. Este sonido no es producido por el hueso como normalmente se piensa, si no que es una burbuja de gas que sale del líquido sinovial debido a la baja presión que existe cuando las superficies articulares se separan.

El propósito de esta revisión sistemática fue evaluar los ensayos controlados aleatorizados publicados desde enero del año 2000 hasta septiembre de 2017 sobre el dolor crónico e inespecífico de cuello, comparando los efectos de la manipulación y / o movilización como terapia con los de otras terapias activas o el placebo.

El objetivo no era solo actualizar la base de la evidencia, sino comprender mejor esa base y entender el impacto que tienen las manipulaciones en cuanto al dolor, discapacidad y calidad de vida de los sujetos.

Desarrollo

Criterios de elegibilidad

Se clasificaron los estudios según las distintas poblaciones específicas, grupos de intervención, los grupos control o en comparación, los resultados informados por los pacientes y los estudios de diseño en la base bibliográfica. Se excluyeron los estudios que claramente no estaban relacionados con el dolor de cuello o una intervención que incluyera movilización.

Los criterios de elegibilidad incluyen una población que experimenta dolor cervical crónico e inespecífico; una intervención con la participación de un terapeuta, que consiste en una manipulación (Thrust), movilización (non-thrust) o una práctica de integración multimodal que incluye componentes de manipulación y / o movilización como parte del tratamiento.

Las características de todos estos estudios de osteopatía incluidos se definen mejor dentro del propio artículo. Se incluyeron 47 ensayos uni y multimodales empleando técnicas thrust y non-thrust para pacientes con dolor crónico de cuello no específico publicados entre el año 2000 y 2015.

Muestra y terapias

En total, la población de esos 47 estudios es de 4460 pacientes, variados entre estudios con una muestra de 16 personas en los ensayos más pequeños hasta 406 en los más extensos. La edad media se calcula sobre los 40 años, comprendiendo un rango de edad desde los 19 hasta los 65.

Los estudios incluyeron más hombres que mujeres. Para los estudios unimodales y multimodales por separado, la duración promedio del dolor crónico varió de 3 meses o más en 63% y 40%, más de 6 meses en 5% y 20% y más de un año en 32% y 40% de los ensayos incluidos respectivamente.

De los 37 estudios unimodales, el 46% se identificaron como intervenciones thrust, el 31% como intervenciones non-thrust, el 19% incluyó ambos, y el 4% usó una combinación de empuje y no empuje como intervención.

Los estudios multimodales incluían terapias combinadas, incluyendo terapia manual y física combinadas con ejercicios comúnmente prescritos. Además, se empleó masajes, ultrasonido, educación o consejos, en los que el efecto del thrust y non-thrust podrían no distinguirse del programa.

La mayoría de programas de tratamiento iban desde 1 día hasta los 4 meses de duración, incluyendo diversos tratamientos en los distintos estudios.

Resultados

La calidad de los estudios ha sido adecuada para esta revisión con muchos de ellos con una calidad alta. Sin embargo, la heterogeneidad es un gran problema y los resultados no son consistentes en todos los estudios incluidos. Esto dificulta la capacidad para agrupar las distintas aplicaciones y tratamientos con la intención de resumir esta revisión.

Los estudios analizaron el efecto del thrust más el ejercicio versus el ejercicio solo, en líneas temporales de 1, 3 y 6 meses. Como se esperaba, se detectó un grado estadísticamente significativo de heterogeneidad en los análisis de estos estudios agrupados, excepto en el caso donde la duración del tratamiento duraba 6 meses, donde los estudios informaron de manera similar un pequeño o nulo efecto que favoreciera a ambos grupos.

Aunque los estudios estaban relacionados con la pregunta de investigación de esta revisión, la inconsistencia y el pequeño tamaño de la mayoría de muestras contribuyeron a la imprecisión general. Teniendo en cuenta estos factores, la confianza en los resultados es limitada, y se califica el conjunto de la literatura general como evidencia de calidad baja a moderada.

Conclusión

Existe evidencia de calidad baja a moderada de que varios tipos de manipulación y / o movilización (thrust y non-thrust) reducirán el dolor y mejorarán la función para el dolor crónico no específico en el cuello en comparación con otras intervenciones.

Muchas de las revisiones anteriores reportan evidencia a favor de la manipulación y la movilización en pacientes con dolor crónico en el cuello. Sin embargo, la mayoría de estos estudios también informan que las fallas metodológicas hacen que la evidencia sea insuficiente o no concluyente. Por esto es inapropiado concluir que la manipulación y / o la movilización son más efectivas en comparación con la atención habitual u otras terapias.

Se ha visto en revisiones anteriores, además, que existe mayor evidencia para las técnicas thrust en dolores de columna baja que en crónicos cervicales.

Los estudios siguen siendo heterogéneos en términos de dosificación, duración del tratamiento, intervenciones y comparadores. Por estas razones, sigue siendo un desafío sacar conclusiones y tener confianza en cualquier efecto estimado que pueda confirmarse como un beneficio de la movilización y manipulación solo para el dolor crónico de cuello más allá de otras terapias. Según la literatura revisada hasta la fecha, estas terapias parecen ser seguras.

¡Un saludo y espero que os haya despejado alguna duda!

Manipulation and Mobilization for Treating Chronic Nonspecific Neck Pain: A Systematic Review and Meta-Analysis for an Appropriateness Panel Ian D Coulter

[Total:2    Promedio:5/5]
Compartir: