Introducción

La fibromialgia es una patología que afecta a un gran número de personas dentro de la población. Estas personas no están acostumbradas en general a realizar ejercicio por el dolor que les provoca pero, ¿sabemos realmente si este ejercicio es perjudicial para ellos? ¿Existen ejercicios para la fibromialgia…?

La presión en ciertos puntos específicos con sensación dolorosa, así como el dolor musculoesquelético generalizado, son las características básicas de la fibromialgia. El dolor es parecido al típico dolor articular, pero no se debe a las articulaciones. También se asocia esta patología a trastornos del sueño, depresión, ansiedad…

La fibromialgia es más frecuente de lo que creemos, la padece entre el 2% al 6% de la población, y recae sobre todo en mujeres.

Podemos decir que la fibromialgia consiste en una anomalía en la percepción del dolor, de manera que estímulos que habitualmente no son dolorosos, ahora lo son.

Además de dolor, la fibromialgia puede provocar rigidez generalizada, sobre todo al levantarse por las mañanas, con ligera sensación de inflamación mal delimitada en manos y pies.

Aunque no se conoce la causa de esta patología, se tienen en cuenta varios factores que pueden influir en su aparición: Hay personas que desarrollan la enfermedad sin causa aparente y en otras comienza después de procesos identificables como puede ser una infección bacteriana o viral, un trauma a raíz de un accidente de automóvil o en otros casos aparece después de que otra enfermedad conocida limite la calidad de vida del sujeto.

La enfermedad no tiene curación definitiva. El objetivo del tratamiento es mejorar el dolor y tratar los síntomas adjuntos, para conseguir una mejora relevante en la calidad de vida de estos pacientes. La intención de este artículo es buscar la relación entre lo dicho y los ejercicios para la fibromialgia.

Desarrollo

En la revisión se incluyó a todos los adultos mayores de 18 años diagnosticados de fibromialgia.

Aquellos estudios que combinaban los ejercicios de fuerza con otras terapias fueron excluidos de la revisión para no mezclar datos. Se añadieron, además, todos aquellos artículos que nombraban y definían un grupo con ejercicios de fuerza o resistencia.

Se comparó el grupo de ejercicios de fuerza con todos los grupos descritos en los estudios, ya fuesen grupos sedentarios, de ejercicios aeróbicos, de estiramientos…

De 211 estudios que presentaban los buscadores relacionados con el tema, los autores de esta revisión analizaron cada uno de ellos y acabaron seleccionando solo 22 de estos. La mayoría eran de EEUU, en concreto 8 artículos.

Las principales variables analizadas fueron:

  1. Dolor (EVA).
  2. Fuerza (1RM).
  3. Actividad muscular (ELECTROMIOGRAFÍA).
  4. Capacidad funcional.
  5. Fatiga.
  6. Calidad de vida (FIBROMYALGIA IMPACT QUESTIONNAIRE).
  7. Sueño.

Resultados

Como resumen se puede decir que los ejercicios para la fibromialgia (de fuerza) reducen los síntomas generales de los pacientes (dolor, sueño, ansiedad…)

Casi el 82% de los estudios se basaron en un protocolo de intervención de dos sesiones semanales, durando los mas cortos 3 semanas, y los más largos hasta 21.

El dolor fue la variable más estudiada entre los artículos. Ningún estudio declaró que el dolor aumentase durante o después del periodo de intervención. En los grupos donde se hacían los ejercicios de fuerza la toma de analgésicos se encontraba entre el 40% de los pacientes, mientras que en los grupos control se disparaba hasta casi un 80% de ellos.

En cuanto a la calidad de vida y a la funcionalidad se mostró que los ejercicios de fuerza mejoran ambas variables.

La variable psicológica más estudiada fue la depresión y, aunque la mayoría de estudios encontraron ligeras mejorías en los síntomas, uno de ellos en concreto, no encontró diferencias significativas entre los grupos tras una intervención de 15 semanas.

En los trastornos del sueño se demostró que los ejercicios de fuerza disminuían los diversos síntomas y los pacientes podían descansar mejor, aumentando la calidad del sueño. En muchos casos esta mejora era relacionada fundamentalmente con el alivio del dolor.

Conclusión

En el análisis se muestran bastantes puntos a favor del uso de ejercicios de fuerza en pacientes con fibromialgia, encontrando avances en los síntomas tanto físicos como psicológicos. Sin embargo, aún quedan varios puntos en el aire y que no quedan del todo claro:

  1. No hay un protocolo específico para las sesiones de entrenamiento, cada estudio desarrolló el propio.
  2. En los estudios más antiguos se realizaban ejercicios con menos repeticiones y de menor carga debido al escaso conocimiento existente.
  3. Las sesiones por semana: Entre los estudios se realizaban por norma general 2-3 sesiones semanales dependiendo del estudio.

En lo referente a los síntomas principales; dolor, fuerza, calidad de vida y depresión. Se destaca que los distintos tratamientos mejoran los síntomas de forma significante para el paciente. Siendo el dolor la variable más estudiada y en la que se observa un mayor avance en el paciente.

La baja fuerza muscular de los pacientes con fibromialgia podría estar bastante relacionada con el dolor, del que huyen al evitar cualquier esfuerzo físico.

Además, algunos estudios confirmaron que, incluso en periodos cortos de entrenamiento con ejercicios de fuerza, el dolor disminuía en pacientes con fibromialgia.

Para continuar, se muestra en la revisión que los estudios en los que se hacen comparaciones entre pacientes con fibromialgia y pacientes sanos apenas existen diferencias en las mejoras tras los ejercicios de fuerza, e incluso, con cualquier otro tipo de ejercicios.

Acabando con este post, se destaca la seguridad y efectividad de aportar a nuestros pacientes una pequeña guía con ejercicios de fuerza para realizar en nuestra clínica o en casa. No hace falta más que 2 sesiones (como mínimo) a la semana para encontrar resultados favorecedores.

A systematic review of the effects of strength training in patients with fibromyalgia: clinical outcomes and design considerations – Alexandro Andrade

¡Espero que os haya gustado esta revisión y que podáis ponerlo en práctica!

Un saludo.

[Total: 1   Promedio: 5/5]
Compartir: