Introducción

En el meta-análisis de hoy se presenta el problema con el que se encuentran muchos médicos en consulta y que casi siempre nos acaban derivando, ¿cómo abordamos una hernia discal?

Sin duda alguna muchos pacientes os habrán preguntado qué hacer con dicha patología y os habrá pedido opinión al respecto. Pero empecemos desde el principio…

La hernia discal es una patología en la que parte del disco intervertebral se desplaza hacia la raíz nerviosa, provocando en muchos casos que la presione, produciendo un intenso dolor. Esto suele ocurrir por norma general por fricción o desgaste, aunque también puede deberse a un trauma.

A medida que envejecemos nuestros discos intervertebrales se van degenerando causando que lo espacios entre vértebras disminuyan. No obstante, existen factores de riesgo que podemos asociar a las hernias discales:

  1. Género: Los hombres suelen tener más probabilidades de padecerlo.
  2. Cargar pesos inadecuadamente: No usando las piernas de manera acorde, o cargando objetos demasiado pesados.
  3. Sobrepeso.
  4. Sedentarismo.

Los síntomas pueden ser los siguientes:

  • Dolor de espalda.
  • Dolor irradiado hacia pierna y/o pie (ciática).
  • Adormecimiento o sensación de hormigueo en la pierna y/o pie.
  • Debilidad en la pierna y/o pie.

No toda degeneración discal produce dolor a la persona que lo sufre. En muchos casos de dolor lumbar (o de espalda) se encuentra una hernia asociada, no siempre es dicha hernia quien produce dolor, eso hay que tenerlo muy en cuenta.

∴ Desarrollo

Después de eliminar diversos estudios por distintos problemas, en este meta-análisis han escogido 11 para analizar. Todos los estudios reflejados usaron criterios de exclusión apropiados e hicieron uso de diferentes pruebas de imagen para discernir las distintas hernias.

Así mismo, existe una gran heterogeneidad entre los artículos, en los cuales el tiempo de estudio ha podido variar de entre 7 meses en algunos de ellos a 3 años de prolongación en otros.

A pesar de que la mayoría de estos artículos decidieron realizar una terapia exclusivamente conservadora, 2 de los 11 estudios aportaron al paciente antiinflamatorios, terapia manual e incluso analgésicos, algo a tener en cuenta.

Con todo esto y con un total de 587 pacientes con hernia discal lumbar, se ha procedido a realizar la evaluación.

Os dejo las tablas especificando distintos valores para cada estudio:

Tabla extraída del artículo
Tabla extraída del artículo

Resultados

De los 587 pacientes estudiados, se confirmó en 380 de ellos que hubo reabsorción espontánea de la hernia discal lumbar. Esto quiere decir que un 66,6% de las hernias localizadas en dichas personas, no han aparecido al finalizar el estudio.

A modo de curiosidad, comentar que la incidencia establecida en este meta-análisis indica que la reabsorción espontánea se ha dado en mayor medida en el Reino Unido con un 82,94% de reabsorción, seguido por Japón con un 62,58% de incidencias.

Para terminar, se eliminó tres de los artículos incluidos para hacer más homogénea las comparaciones, concluyendo que un 64% de hernias son reabsorbidas espontáneamente en general, por lo que los resultados no variaban demasiado.

Conclusión

Podemos acabar resaltando lo que ya casi dábamos por hecho, la mayoría de hernias discales lumbares son reabsorbidas, en concreto, un 65% de ellas suelen reabsorberse.

No obstante, nos siguen quedando dudas:

  • ¿Cuánto tiempo tardan de media en hacerlo?
  • ¿Se reabsorberán antes en una mujer que en un hombre?
  • ¿Influye el ejercicio físico, la toma de medicamento o la terapia manual en dicho fenómeno?

Respondiendo a la pregunta inicial podríamos sacar varias conclusiones:

  • Se debe plantear seriamente el tratamiento conservador en las hernias discales (al menos las lumbares hasta ahora).
  • Se debe informar a la población no sólo del fenómeno de reabsorción, sino también del posible caso de tener hernia discal y no existir dolor, o al menos, de no ser la causa.
  • Podemos aportar calidad de vida sin tener que recurrir a la opción quirúrgica como opción primordial, que muchos pacientes evitan directamente y en los que tenemos que incidir con la información que conocemos.

Debemos esperar a estudios futuros donde poder discernir distintos parámetros que ya hemos comentado y que nos ayudarán a entender un poco más esta patología.

Obviamente, lo ideal siempre es ir a ver a tu fisioterapeuta o médico de confianza para analizar cada caso concretamente y desde un punto de vista más analítico.

Acabando con este estudio, os dejo uno debajo de este mismo año con 9 pacientes, bastante interesante y que aporta valor a este meta-análisis.

Incidence of Spontaneous Resorption of Lumbar Disc Herniation: A Meta-Analysis – Ming Zhong, MD.

Aquí os dejo el artículo que comentaba de este año por si queréis echarle un vistazo: Spontaneous Resorption of Herniated Lumbar Disk: Observational Retrospective Study in 9 Patients. – Elkholy AR.

[Total:1    Promedio:5/5]
Compartir: