La neuromodulación es una técnica invasiva, segura, efectiva y prácticamente indolora.

La técnica de neuromodulación percutánea ecoguiada (NMP-e como marca registrada) se realiza mediante la estimulación eléctrica a través de una aguja guiada ecograficamente hacia un nervio periférico en algún punto de su trayecto. También se puede realizar en el músculo en un punto motor con un objetivo terapéutico.

Es imprescindible por seguridad y efectividad que esta técnica se aplique con ecógrafo para saber exactamente dónde nos encontramos.

Esta estimulación se realiza con una aguja de punción conectada a una corriente eléctrica de baja o media frecuencia buscando una respuesta sensitiva y/o motora al estimular el nervio periférico, y obteniendo una respuesta motora al estimular el punto motor.

Patologías en las que se aplica

Como acabamos de comentar, la neuromodulación consiste en la aplicación de una corriente de baja frecuencia cerca del sistema nervioso periférico para aumentar o disminuir la excitabilidad de un grupo de neuronas, se estimula y resetea el impulso nervioso para el buen funcionamiento neuromuscular.

Normalmente se suele usar en casi cualquier tipo de patología que curse con dolor musculo-esquelético y pueda provocar disfunción. Los dolores neuropáticos suelen disminuir al abordarlos con esta técnica, así como sus posibles efectos/sensaciones.

Entre ellas, las principales patologías de la columna vertebral; hernias discales, cervicobraquialgias y ciáticas.

Beneficios de la técnica

Conseguimos una disminución del dolor y una mejora en el control neuromotriz gracias a su intervención a nivel del sistema nervioso central. Por lo tanto, tiene su funcionalidad en prácticamente cualquier patología del sistema músculo esquelético. Para concretar, expondremos a continuación sus beneficios más importantes:

Rápido alivio frente al dolor.

A los minutos de comenzar el tratamiento de neuromodulación se produce un ligero entumecimiento en toda la zona tratada. Este dura unos 20 a 30 minutos después de finalizado el tratamiento. Cuando esto desaparece permanece una sensación de alivio del dolor y una mejora funcional durante las 24 a 48 horas siguientes.

Disminución del dolor crónico.

Los cuadros de dolor crónico son muy comunes, y de hecho, con la ayuda de esta técnica se ha conseguido aliviar e incluso eliminar gran parte de ellos. Cada paciente es un mundo y pueden necesitar una o varias sesiones, pero conseguir que el dolor alivie en un paciente que puede llevar años así, es un avance increíble.

Carece de efectos secundarios.

Al contrario que otras técnicas contra el dolor, la neuromodulación no tiene efectos secundarios. Gracias al ecógrafo podemos evitar vasos u otras estructuras, y exceptuando el entumecimiento que comentamos, no existe efecto secundario alguno.

Minimiza y a veces elimina el uso de fármacos.

Si nos volvemos al ejemplo anterior, a los pacientes con dolores crónicos, podemos afirmar que la gran mayoría de ellos toman continuamente analgésicos u otros medicamentos con los que sobrellevar el dolor. Gracias a esta técnica muchos pacientes pueden dejar de tomar estos medicamentos o al menos parte de ellos.

Los objetivos principales de la neuromodulación en definitiva son:

  • Disminuir el dolor.
  • Restablecer la función del sistema nervioso: a nivel periférico, central, somático, autonómico, sensorial, motor, vascular, glandular y visceral.
  • Mejorar la función neuromuscular, los patrones de reclutamiento muscular y control motor.

¿Cómo se emplea la neuromodulación?

Exceptuando las pocas contraindicaciones que tiene, esta técnica puede usarse con casi cualquier paciente, por lo que nos puede ayudar en prácticamente cualquier ámbito. Es importante tener un ecógrafo decente que nos ayude a determinar y a localizar correctamente dónde nos encontramos en todo momento.

Siempre abordaremos el nervio periférico de una manera cercana y NUNCA atravesándolo por lo que el paciente no sufrirá dolor durante la técnica. En todo momento visualizaremos la aguja por el ecógrafo y la llevaremos hasta la zona de acción.

Una vez la aguja se encuentre colocada, se le aplicará entonces la corriente durante aproximadamente 12 minutos.

La neuromodulación en sí es una técnica:

  1. De aplicación local y segura.
  2. Una técnica personalizada.
  3. Aplicada por fisioterapeutas expertos en neuromodulación percutánea y ecografía.

Contraindicaciones

Absolutas

  • Miedo insuperable a las agujas (belonefobia).
  • Punción profunda en personas con alteraciones de la coagulación.
  • Antecedentes de reacción adversa a las agujas.
  • Linfedemas.
  • Sin el consentimiento informado por parte del paciente.

Relativas

  • Coagulopatías o tratamiento con anticoagulantes.
  • Inmunodepresión o inmunosupresión, linfadenectomías, hipotiroidismo.
  • Punción sobre zonas de la piel que presenten algún tipo de herida o cicatriz, enfermedades dérmicas como psoriasis o infecciones, máculas, o tatuajes.
  • Alergia a los metales
  • Punción profunda en mujeres embarazadas, especialmente durante los primeros 3 meses del embarazo, y después de este periodo, siempre y cuando la zona a tratar pueda afectar al feto.

Evidencia Científica

Nos ha sido imposible encontrar artículos acerca de esta técnica pero es algo totalmente lógico. Hablamos de una técnica pionera en España y que no tiene más que unos pocos años de desarrollo. Es por esto por lo que debemos ir con cuidado ya que, la mayoría de información y en general los cursos que se imparten de esta técnica solo van a contar lo grandiosa que es. Que no decimos que no lo sea, pero se ha de tener un poco de criterio propio y recordar lo que ha pasado con otras técnicas como el ultrasonidos…

En cuanto a experiencia propia hay que decir que la herramienta es buena, de hecho una de las mejores para afrontar el dolor que tenemos hoy día en fisioterapia. No obstante, según lo venden en los cursos y demás, parece que nos sirve para cualquier tipo de paciente y que todos van a mejorar solo con neuromodulación (aunque esto suele pasar bastante en nuestro ámbito).

Para terminar, no hace falta recalcar que como herramienta, ha de ser combinada con otras técnicas y usarse en pacientes en los que veamos que de verdad es necesario, no sólo por tratarse de una técnica invasiva, si no por mantener el trato individual y especializado de cada paciente.

En caso de que aún os hayáis quedado con dudas, podéis preguntar más específicamente a los compañeros que han desarrollado la técnica desde MVClinic, seguro que estarán dispuestos a resolverlas!

Un saludo!

[Total:0    Promedio:0/5]
Compartir: