La parálisis facial idiopática o de Bell es la perdida de movimiento y/o sensibilidad en la cara debido a daños en el sistema nervioso asociado. Lo que experimentará es que los músculos de la cara afectados parecerán estáticos debido a su debilidad e impotencia funcional.

Esta condición le puede suceder en ambos lados de su rostro y las principales causas que conllevan a una parálisis facial son:

  • Inflamación o infección del nervio facial.
  • Dolores de cabeza.
  • Aparición de tumor en cabeza o en cuello.
  • Derrame cerebral previo o infarto previo.

Esta complicación de salud puede aparecer repentinamente o también aparecer de forma progresiva a lo largo de varios meses. Dependiendo las causas de la condición específica de cada paciente, la parálisis facial puede durar poco tiempo como en la mayoría de los casos. En caso contrario puede extenderse indefinidamente si el daño es irreversible.

Causas más frecuentes

Parálisis de Bell

De acuerdo a información del Instituto Nacional de desordenes Neurológicos, la Parálisis de Bell es la causa más común que desencadena parálisis facial.

Esta condición causa inflamación en el nervio facial, lo que comúnmente desarrolla que los músculos de un lado de la cara experimenten decaimiento.

No se sabe a ciencia cierta qué es lo que provoca la Parálisis de Bell pero hay serios indicios que determinan que es causada por una infección en el nervio facial.

La noticia positiva frente a esta condición, es que se observa que la mayoría de los pacientes se recuperan satisfactoriamente en un tiempo no mayor a 6 meses.

Accidentes Cerebro Vasculares

Es quizá una de las causas más graves que desembocan en parálisis facial. Básicamente esta causa se relaciona con el daño de los nervios que comunican los músculos de la cara con el cerebro.

Todo depende del tipo de daño cerebro vascular que ocurra, pues por un lado puede que el daño a las células del cerebro ocurra por la falta de oxigeno; o debido al sangrado excesivo, exista una alta presión en la zona.

Otras causas de la Parálisis Facial

Algunas otras causas para la aparición de parálisis facial o debilidad facial son:

  • Fractura en el cráneo o traumatismos severos en la cara.
  • Aparición de tumores en cabeza o cuello.
  • Cualquier tipo de daño en el oído, especialmente las infecciones.
  • Enfermedades que transmiten parásitos como las garrapatas.
  • Todo tipo de afectaciones del nervio facial.
  • Enfermedades que afecten médula espinal y cerebro, como la esclerosis múltiple.
  • Otros síndromes como el de Guillain-Barré, que afecta el sistema nervioso.

¿Cuáles son los síntomas de la Parálisis Facial?

Es necesario realizar algunas pruebas para descartar enfermedades más graves como un derrame cerebral o algún tipo de tumor, debido a que pueden tener síntomas parecidos.

En cuanto a los síntomas asociados con la Parálisis de Bell, se tiene una combinación de:

  • Entumecimiento o decaimiento de un lado de su cara. A veces son ambos lados.
  • Perdida del parpadeo en el lado de la cara afectada.
  • Disminución del lagrimeo.
  • Decaimiento de la comisura labial y de estos por el lado afectado.
  • Sentido del gusto alterado.
  • Dificultades para hablar bien.
  • Babeo excesivo.
  • Sentimiento de dolor de oído, dentro y fuera de él.
  • Hipersensibilidad a los sonidos por el lado afectado.
  • Dificultades para comer o beber bien.

En cuanto a los síntomas asociados con los derrames cerebrales, algunos son los mismos que los de la parálisis, pero también incluyen:

  • Cambios en los niveles de conciencia y entendimiento.
  • Aparición de confusión.
  • Mareos y falta de coordinación.
  • Convulsiones y problemas en su sentido de la visión.
  • Aparición de sensación de debilidad en su brazo o pierna del lado afectado.

Diagnóstico

Antes de nada, siempre y cuando consideres que tengas los síntomas que causan una parálisis facial, debes acudir a tu médico. Te aconsejará de manera más personal y adecuadamente.

Probablemente tu médico proceda a pedirte que realices una serie de movimientos tales como fruncir el ceño, mover los músculos de la cara en general, levantar la ceja, sonreír u otros que considere oportunos.

También será potestad de su médico realizar una electromiografía con el fin de determinar el estado de salud de los músculos y nervios que controlan su cara.

Adicionalmente se pedirán exámenes de sangre que junto con las imágenes de la electromiografía le ayudarán a saber a su médico la real causa de su parálisis facial.

¿Se puede tratar la parálisis facial?

Para el caso de la Parálisis de Bell, la gran mayoría de pacientes se recuperan solos, con o sin tratamientos añadidos (regresión a la media).

Se ha demostrado que el consumo de esteroides orales y medicamentos antivirales ayudan a la recuperación inmediata y completa de esta condición.

La fisioterapia es fundamental para ayudar al fortalecimiento de los músculos faciales, así como, en el proceso antiinflamatorio neural para poder prevenir daños irreversibles.

Cuando la parálisis facial deja daños como sonrisa caída o daños en los parpados, la cirugía plástica puede ser recomendable.

Se recomienda tratar esta patología con el uso de gotas para ojos si existe sequedad. Lo que se busca es mantener el ojo húmedo y protegido.

La maquinaria como el uso de TENS, magnetoterapia o parecidos puede beneficiar cada uno en su medida. No obstante, como cada caso es único lo mejor es comentarlo al médico o fisioterapeuta de confianza.

Cualquier duda dejadla en los comentarios!

Un saludo.

[Total: 1   Promedio: 5/5]
Compartir: