La ventosaterapia o cupping, se basa en ir colocando ventosas en el cuerpo, provocando un vacío en estas que puedan permitir su manipulación con el fin de eliminar toxinas, promover la circulación, etc.

El vacío que provoca la ventosa sobre el cuerpo del paciente hace que se adhiera al cuerpo y succione la piel y parte del músculo, abriendo los poros y estimulando la circulación sanguínea y linfática.

La gran cuestión hoy día es si realmente esta terapia funciona o no. Se le conoce aún como pseudoterapia porque parece no haber evidencia científica que avale su uso. Muchos autores creen que realmente el efecto que provoca cambios en el paciente, se debe al conocido placebo.

Aunque la ventosaterapia es una técnica que se remonta a miles de años atrás, se ha intentado justificar su uso con la ayuda de la ciencia desde aproximadamente 1992 pero, ¿se ha conseguido?

∴ Beneficios de la ventosaterapia

Estos son algunos de los supuestos beneficios del uso de las ventosas:

  • Aumento de la circulación sanguínea en la región por vasodilatación.
  • Eliminación de puntos gatillo.
  • Aumentar la producción de líquido sinovial dentro de las articulaciones.
  • Relajar y calmar el cuerpo y la mente.

Patologías en las que se aplica

Hoy día, se dice que sirve para tratar diversos problemas como pueden ser los siguientes:

  • Alteraciones sanguíneas como la anemia y la hemofilia.
  • Enfermedades reumáticas, como fibromialgia y artritis.
  • Migraña.
  • Problemas ginecológicos e infertilidad.
  • Ansiedad y depresión.
  • Afecciones de la piel como el acné y el eccema.
  • Hipertensión.
  • Congestión bronquial provocada por asma o alergia.

El cupping realizado por expertos es una terapia relativamente segura, pero puede tener algunos efectos secundarios como ardores o picores, o infección en la piel. Además, está contraindicada en mujeres embarazadas o durante la menstruación, y en personas que presenten una fractura ósea o espasmos musculares, así como en pacientes con metástasis.

∴ ¿Cómo se usa?

Existen diversos tipos de ventosaterapia, aunque todos ellos se basan en el efecto vacío que crea la ventosa.

Tipos de terapia con ventosas:

En la técnica del cupping se pueden aplicar las ventosas de varias formas y con distintos objetivos:

Con masaje: Deslizaremos la ventosa aplicando un masaje en la zona una vez hemos conseguido el vacío y colocado correctamente ésta sobre la piel. Nos ayudaremos con un poco de gel o aceite para no provocar eritema sen la piel del paciente por el roce. Con esto estimularemos, como ya hemos dicho, la circulación de la sangre, de la linfa y eliminaremos diversas toxinas.

Cup and stim: La combinación innovadora del efecto de la ventosa unido al uso del TENS, ahorrándonos tiempo que podemos emplear en otros métodos.

Fijar la ventosa: En este caso nos aprovecharemos de los puntos reflejos de la espalda, y la colocación de la ventosa dependerá de la zona que deseemos tratar.

Colocación y extracción: Ayuda a eliminar el exceso de mucosidad cuando hay una congestión pulmonar. Su uso se limita a la espalda, y la ventosa se coloca solo durante unos segundos para cambiarla directamente al punto siguiente.

Wet cupping: La menos utilizada y la más agresiva. Se resume en un corte superficial en la piel, a la que se le coloca una ventosa y se deja alrededor de 3 minutos con la intención de “descongestionar” la propia zona. Se suele usar en zonas inflamadas.

∴ Contraindicaciones

Aunque no es una técnica invasiva (excepto el wet cupping), sí que es una técnica agresiva.  Con la ventosaterapia podemos dejar marcas e incluso dañar, en algunos casos, la piel del paciente. No obstante, las contraindicaciones son mínimas:

  • Lesiones recientes.
  • Psoriasis.
  • Dermatitis.
  • Las mujeres embarazadas y las personas con problemas de corazón tampoco es recomendable que utilicen esta técnica sin la aprobación clínica.

→ Evidencia científica

Antes que nada, me gustaría dejar claro que el Cupping proviene de la medicina china, mucho antes de cristo, cuando aún no existía la medicina científica. Actualmente, la ventosaterapia se sigue considerando una pseudoterapia, con la CREENCIA de que realmente el efecto que produce se limita al efecto placebo. Esto se debe, obviamente, a la poca cantidad de estudios que existen al respecto (o, mejor dicho, a su baja calidad).

En 2012 se publica una revisión llamada “An Updated Review of the Efficacy of Cupping Therapy”, consistía en 135 estudios de entre 1992 y 2010 donde se concluye que, los beneficios de la ventosa terapia se reducen al herpes zóster, parálisis facial, acné y espondilosis cervical pero, EN COMBINACIÓN con otras terapias como la acupuntura, medicación… Sin embargo, ellos mismos afirman que los estudios analizados pueden NO ser imparciales debido a la baja calidad de los mismos.

En 2014 el estudio “How current Clinical Practice Guidelines for low back pain reflect Traditional Medicine in East Asian Countries: a systematic review of Clinical Practice Guidelines and systematic reviews” se plantea seriamente que la combinación de terapias al cupping puede traer mejoras gracias al efecto placebo, pero sin interferir realmente con beneficios para la salud.

Este estudio actual de Junio 2016 a favor del cupping llamado “New is the well-forgotten old: The use of dry cupping inmusculoskeletal medicine” nos resume que aunque se sabe que la terapia con ventosas produce efectos físicos como la fluidez linfática, el efecto psicológico que aporta al paciente es relevante y debería usarse como técnica, ya que tiene muy pocas contraindicaciones y bajo riesgo. Además, este artículo también nos reafirma que se debe seguir estudiando y de mejor forma esta técnica, ya que la mayoría de estudios son de baja calidad en este ámbito.

En el siguiente meta-análisis de 2018 “Cupping therapy and chronic back pain: systematic review and meta-analysis” se hace una búsqueda de posibles resultados con 611 estudios identificados. La mayoría de ellos se excluyen por diferentes motivos, de los cuáles solo analizan finalmente 16. De estos, sólo en 2 parece que el cupping NO es efectivo para tratar el dolor crónico de espalda, en una comparación entre grupo control y de intervención. Estudio bastante prometedor, aunque enfatizan en que la mayoría de estudios siguen limitados por: La gran heterogeneidad en los métodos usados y por la calidad media de la mayoría de ellos.

¿Te ha quedado alguna duda?¿Alguna sugerencia?

¡Déjala en los comentarios!

Espero que os haya servido esta info. Si es así, compártela y ayuda a que otros la conozcan. 

¡Saludos!

[Total:1    Promedio:5/5]
Compartir: