La electroestimulación muscular (EMS), también conocido como Compex, se basa en la contracción involuntaria de las fibras musculares a partir de la electricidad de dicho aparato.  El sistema nervioso central no envía señales eferentes debido a la contracción pasiva realizada. Por lo que la reclutación de unidades motoras se realizan en la zona de recepción del estímulo eléctrico. OJO: no confundir con el TENS.

Podemos aplicar el EMS de manera local o de manera más global, algo que se ha puesto de moda últimamente y con el que pretenden trabajar grupos musculares más completamente.

En nuestra profesión, se usa normalmente en pacientes con debilidad muscular, o que han estado encamados durante bastante tiempo, así como en algunas patologías neurales…

∴ Beneficio del ems

La electroestimulación muscular se utiliza bastante hoy día en empresas que promueven el ejercicio y la readaptación al deporte con los objetivos siguientes:

  1. Perder peso gracias a la eliminación de la grasa corporal.
  2. Ayudan a conseguir los beneficios de un entrenamiento de 3 horas en 20 minutos.
  3. Prevención de lesiones.
  4. Aumento de fuerza.
  5. Retraso en la aparición de fatiga muscular.
  6. Aumento y mejora de la circulación.

Así es como se vende actualmente el EMS en muchas empresas. Técnica innovadora que promete demasiado y que tiene muy pocos estudios intentando certificar todo esto.

∴ ¿Cómo se usa?

Podemos agrupar los métodos de aplicación en los entrenamientos de la siguiente manera:

  • El método aislado: Se coloca el EMS de forma pasiva, el paciente no realiza ejercicio.
  • El método combinado: Haremos uso del EMS como en el método aislado, pero posteriormente realizaremos ejercicio específico de la musculatura trabajada. Es decir, trabajaremos por un lado con el EMS de manera pasiva, y posteriormente realizaremos ejercicios de manera activa.
  • El método superpuesto: Se aplica el EMS y a su vez se realiza ejercicio activo, ya sea a través de un chaleco o por parches en alguna zona específica.

Cada método se usa de forma específica para cada patología. En las lesiones es cuando mejor responde el paciente a la terapia con EMS pues, según se indica, es una terapia clave contra la reducción de la masa muscular y la pérdida de función analizada en numerosas afecciones que conllevan sedentarismo.

∴ Contraindicaciones

  1. Implantes eléctricos.
  2. Embarazo.
  3. Enfermedades graves, infecciones bacterianas o procesos inflamatorios.
  4. Lesiones cutáneas abiertas y eccemas.
  5. Intolerancias cutáneas.
  6. Trombosis, tromboflebitis.
  7. Arteriosclerosis, trastornos circulatorios arteriales, hipertensión arterial no tratada, arritmias cardíacas u otras enfermedades cardiovasculares.
  8. Trastornos hemorrágicos.
  9. Enfermedades cancerosas o tumorales.
  10. Epilepsia.

∴ Evidencia científica

− En general:

  • Parece ser que la electroestimulación muscular en el desarrollo de la fuerza muscular se resume con lo siguiente:
  • En músculos normales la EMS es efectiva, pero no más que el entrenamiento voluntario.
  • La Electroestimulación parece ser más efectiva que el ejercicio activo en lo referente a la musculatura débil.
  • En deportistas la EMS es efectiva en el desarrollo de la fuerza muscular general, pero no específica.

Os dejo con las dos revisiones más interesantes y actuales que hemos encontrado:

− Primera revisión sistématica

En esta revisión de 2015 reflejan los pocos estudios existentes al respecto. No obstante, realizan diversas conclusiones en base a los resultados obtenidos:

  1. Terapia poco eficaz para la mejora de la fuerza máxima.
  1. Aunque encuentran estudios donde la grasa parece disminuir en los sujetos, no encuentran datos relevantes que puedan esclarecer y afirmar este hecho.
  1. La opinión de los autores en este tema es ir con cautela. Se sabe relativamente poco sobre esta terapia y sobre los efectos que puede suponer en nuestro organismo.
  1. Si a eso le sumamos la escasa garantía de mejora o progreso, se hace evidente la duda en cuanto al uso o no de la electroestimulación – Posicionamiento de la National Strength and Conditioning Association-Spain. Entrenamiento con electroestimulación de cuerpo completo.

− Segunda revisión sistemática

Les dejo otra revisión sistemática bastante más específica (por si queréis entrar en detalles) enfocada en los distintos métodos de entrenamiento y los diversos parámetros necesarios para trabajar la fuerza muscular con la electroestimulación – Electromyostimulation – A systematic review of the influence of training regimens and stimulation parameters on effectiveness in electromyostimulation training of selected strength parameters.

Antes de acabar me gustaría comparar esta terapia con la del ultrasonidos en cuanto a la evidencia. Ya que puede parecer similar debido a la escasa existencia de evidencia, pero en este caso en particular (el EMS), se debe a que tampoco hay una gran cantidad de estudios (como si ocurre con el ultrasonidos). Como siempre, os dejo a vosotros tomar la palabra con respecto al uso de ambas terapias, aunque podamos tener más o menos claro qué hacer con el ultrasonidos, con el EMS puede que no lo tengamos tan claro.

Para terminar, sería ideal recalcar lo dicho, aunque la terapia no tenga la suficiente evidencia como para respaldarla, tampoco la tiene para darle la espalda. Con esto quiero decir que, aunque hay que ir con cautela, podríamos empezar a discernir la eficacia de esta terapia con nuestra propia experiencia empírica, o si preferís (la opinión de cada uno es fundamental), darle tiempo hasta que la ciencia nos saque de dudas.

¡Un saludo!

[Total:1    Promedio:5/5]
Compartir: