La magnetoterapia es una terapia física en la que se usan campos magnéticos y que cada vez es más común ver en las sesiones de fisioterapia, dada su eficacia para el tratamiento de enfermedades músculo-esqueléticas.

Hoy día, los fisioterapeutas nos apoyamos bastante en la magnetoterapia debido a la amplia variedad de enfermedades frente a las que nos aporta un uso supuestamente útil. Así como son las enfermedades del aparato locomotor en general, y las que afectan al sistema nervioso o circulatorio, e incluso, a patologías de la piel. 

Puede diferenciarse la aplicación de campos magnéticos producidos mediante la corriente eléctrica (lo que comúnmente denominamos como magnetoterapia) de los campos magnéticos obtenidos mediante imanes naturales o artificiales (imanterapia).

Los efectos regeneradores de la magnetoterapia, hacen del magnetismo terapéutico un tratamiento preciso. Junto a su facilidad para aplicarlo, ayuda eficazmente frente a procesos inflamatorios y múltiples patologías que cursan con dolor local.

∴ Beneficios de la magnetoterapia

Regeneración de los tejidos: Al aumentar la circulación local se facilita la regeneración del tejido dañado, por otro lado se estimula la producción de colágeno, formación de vasos sanguíneos y de tejido óseo.

Vasodilatación: El magnetismo de baja frecuencia y alta intensidad aumenta la circulación y la temperatura aumentando el riego de los tejidos.

Antiinflamatorio: El aumento de flujo sanguíneo logrará el incremento del nivel de oxígeno y nutrientes a los tejidos y paralelamente una eliminación de los productos tóxicos.

Crecimiento óseo: Los campos magnéticos creados generan corrientes eléctricas en el tejido óseo que fomentan que los osteoblastos incrementen la producción de células en dicho tejido. El nivel de colágeno también aumenta, lo cual es importante porque constituye más del 20% del tejido óseo aunque también es un efecto a tener en cuenta para usarlo en la cicatrización de lesiones de la piel, músculo, tendones y fascias.

Analgésico: Gracias al efecto antiinflamatorio que ya comentamos conseguimos que no exista ese exceso de presión que reciben los receptores locales y que, por tanto, disminuya el dolor.

∴ ¿Cómo se usa?

Los campos magnéticos aplicados en medicina son de baja frecuencia y de baja intensidad. En la actualidad, y aunque varía según diversos factores, en especial la latitud, se considera que su intensidad promedio es de 0,4 – 0,5 Gauss. Los trabajos de Faraday, Maxwell y Gauss establecen las bases teóricas de sus aplicaciones prácticas, industriales y médicas.

Se aplican local o generalmente en el cuerpo adaptándose a la zona para tratar la patología que se desee. Estos pueden ser de alta frecuencia yendo de 100 a 8000 hz o de baja frecuencia (menos de 100 hz).

Los de baja frecuencia suelen ser más generales, aunque también pueden ser locales siempre que la dolencia sea leve, aun siendo crónica pero “fácil” de tratar. La duración del tratamiento varía y puede alcanzar hasta los 60 minutos. Por lo general, las lesiones agudas mejoran con pocas sesiones mientras que las crónicas pueden llegar a necesitar entre 20 y 30 sesiones.

Las zonas locales generalmente son tratadas con alta frecuencia, suelen ser zonas muy concretas, específicas de tejido blando y poco profundo. Se suele evitar su uso para enfermedades crónicas y zonas generales, ya que la baja frecuencia suele obtener mejor resultados para estos procesos. En cambio, dolencias o enfermedades agudas con un deterioro del sistema nervioso las terapias de alta frecuencia son las que se creen hoy día más eficaces.

∴ Patologías en las que se aplica

Lo más frecuente es el tratamiento de la osteoporosis, ya que dificulta la pérdida de calcio y favorece su regeneración. No obstante, se usa para muchas patologías:

  • Artrosis de rodilla, cadera o lumbar.
  • Espondilitis.
  • Ralentización de la cicatrización.
  • Lumbalgias.
  • Tendiditis.
  • Contusiones o contracturas.
  • Otras.

∴ Contraindicaciones                                                     

La magnetoterapia no tiene contraindicaciones absolutas, sin embargo, si hay situaciones que requieren precauciones especiales, y son principalmente las siguientes:

  • Pacientes portadores de marcapasos.
  • Embarazadas o en proceso de lactancia.
  • Infecciones activas.
  • Existencia de tumores.
  • Hemorragias o heridas hemorrágicas, por su efecto vasodilatador.

Aunque el paciente presente material de osteosíntesis se puede hacer uso de esta terapia, ya que la presencia de placas o implantes metálicos no es una contraindicación, porque su posibilidad de calentamiento es mínima.

→ Evidencia Científica

Como sabemos el uso de la magnetoterapia está bastante extendido y se usa hoy día para demasiadas lesiones/patologías. Son bastantes los estudios (antiguos, también hay que decirlo) los que certifican que la magnetoterapia es útil en diversas patologías, sobre todo en el caso de fracturas debido a, como comentábamos anteriormente, la regeneración celular que produce.

No obstante, me gustaría puntualizar que existen meta-análisis (que os dejo más abajo) que certifican la actuación de esta terapia en otras patologías, que pueden no parecernos tan físicas como lo es una fractura. Y es que, existen artículos que valoran esta técnica dentro de enfermedades mentales como puede ser una depresión, consiguiendo ciertos avances dentro de estas.

La magnetoterapia obviamente no es la clave a toda patología, de hecho, es solo una herramienta más con la que podemos trabajar en nuestro oficio. Además, echamos en falta una mayor cantidad de estudios que puedan ayudarnos a discernir el alcance real de esta técnica.

Os dejo por aquí dos meta-análisis interesantes del que podéis sacar alguna que otra conclusión y el último estudio reciente que he encontrado acerca de la magnetoterapia en fracturas, en este caso, una fractura de Colles.

Si no encontráis estos artículos o tenéis cualquier pregunta, no dudéis en contactarnos por nuestras redes sociales o por correo.

 ¡Un saludo!

 

Effect of low-frequency rTMS on aphasia in stroke patients: a meta-analysis of randomized controlled trials.  —Mejora en el lenguaje en pacientes con afasia.

Low-frequency repetitive transcranial magnetic stimulation on Parkinson motor function: a meta-analysis of randomised controlled trials.  Mejoras en el control motor en el parkinson.

Estimulación magnética en fractura de Colles. — SEMERGEN. Pérez RM, Sarmiento M, Pérez OM, Ortiz T,Ortiz E, Sánchez C.

[Total:1    Promedio:5/5]
Compartir: