Introducción

Es evidente la abrumadora presencia de la pandemia ocasionada por el virus COVID-19 y en los servicios de salud es evidente su impacto. Pese a eso, la capacidad de respuesta adecuada de todos los centros de rehabilitación seguirá siendo la de proteger la integridad de los pacientes que se enferman de gravedad, proteger a los trabajadores de la salud y mantener el distanciamiento físico.

Las capacidades de respuesta de los hospitales deben estar en constante cambio y el objetivo siempre será el mismo: proporcionar los servicios de atención médica esenciales. No se puede dejar de lado los servicios de rehabilitación física y cognitiva que reducen la discapacidad de los pacientes por lo que se hace necesario considerarlos como componentes de alto valor dentro del proceso de atención.

Las decisiones de darle continuidad o parar los servicios de rehabilitación no pueden ser tomadas a la ligera, ya que tienen implicaciones sociales actuales y a futuro.

En los siguientes apartados vamos a explicar las estrategias usadas por 12 países con diferentes escalas de ingresos en el contexto de las respuestas que cada nación está dando frente al COVID-19 y se darán algunas recomendaciones sobre la gestión de los servicios esenciales de rehabilitación bajo ese marco.

Desarrollo del Estudio

Cambios en la atención de los servicios de rehabilitación en todos los entornos

La salud a nivel general de las personas a lo largo de su vida tiene que ver mucho con el funcionamiento de los servicios de rehabilitación. Estos servicios se brindan en todos los entornos, es decir en hospitales de todos los niveles, clínicas ambulatorias y hasta en los hogares de los pacientes. De acuerdo a la condición del paciente varían las atenciones.

La operación de estos servicios también tiene que ver con los recursos que se asignen a la salud por cada región. Aunque es claro que durante la pandemia por COVID-19 la fisioterapia está disponible dentro de los servicios de rehabilitación, la verdad es que no todas las profesiones de ese campo están activas durante esta contingencia.

Actualmente varios países reportan que se han disminuido el ingreso de pacientes para rehabilitación no urgentes con el fin de ampliar la disponibilidad de camas disponibles para atender infectados.

Otros países reportan ahora que las estancias de rehabilitación se han acortado, suponiendo esto deficiencias en el control y seguimiento del paciente, teniendo que continuar la rehabilitación en el hogar, con los riesgos que eso implica para el trabajador de la salud debido al tema del distanciamiento social.  

El problema está para aquellos pacientes de rehabilitación que necesitan atención continua. Eso inevitablemente, provocará la disminución de calidad de vida en esos pacientes, así como, posibles muertes.

De acuerdo a todo lo anterior, se hace indispensable entonces que los sistemas de salud pública de cada país sigan incentivando la actividad física y el movimiento diario. Incluso a pacientes que se recuperan de COVID-19 y tienen que seguir solos en sus casas con el riesgo de contraer enfermedades colaterales.

El enfoque debe asegurar la protección para los trabajadores de la salud y para el paciente mismo.

Protección a los prestadores de servicios de rehabilitación

A todo trabajador se les debe asegurar los elementos de protección y todo aquello que resguarde su integridad física ante los efectos de dicha pandemia.

Es obvio que los servicios de rehabilitación requieren del contacto físico con el paciente, por tanto los cuidados tendrán que ser más conscientes y profesionales.

No se debe olvidar que los sanitarios también están siendo golpeados por el COVID-19 y en España representan el 15 % de las personas infectadas. Son muchos los desafíos pero en la correcta protección y seguimiento de los protocolos establecidos para la atención en contingencia está la clave.

Soluciones con “tele rehabilitación”

Una de las soluciones para diferentes tipos de servicios de rehabilitación está migrando a la utilización de los servicios de la información y la comunicación. Consultas por vídeo llamada y otros medios virtuales se perfilan como medios de atención pero también supones retos a nivel tecnológico y de conectividad especialmente en los pacientes mayores.

El uso de tele-salud en circunstancias habituales en todas sus formas (texto, teléfono y video) requiere planificación, capacitación y mejora interactiva. Es imperativo que los proveedores de tele-salud con experiencia compartan protocolos y se conviertan en campeones para apoyar a sus compañeros con una ampliación rápida en este entorno desafiante

Recomendaciones

  • Los gobiernos deben incluir la rehabilitación y otros proveedores de atención directa en entornos domiciliarios y comunitarios en sus planes para la adquisición y capacitación de equipos de protección personal.
  • Los mensajes de salud pública sobre la salud mental y física, mientras que el distanciamiento social necesita expandirse con el aporte de los profesionales de rehabilitación para proporcionar orientación a las personas que viven con limitaciones físicas y cognitivas, con y sin cuidadores.

Conclusiones

Por petición de la misma Organización Mundial de la Salud, se ha solicitado garantizar los servicios de rehabilitación en las naciones. Al mismo tiempo que se mejoren y especialicen los sistemas de preparación y respuesta en salud pública. Mirando más lejos que la pandemia, los servicios de rehabilitación deben estar presentes pese a toda limitación… Haciendo uso de los recursos tecnológicos, financieros y claro está, de mucha voluntad política.

Espero que os haya gustado este artículo encontrado en Pubmed acerca de algo tan directo como lo que nos concierne a día de hoy.

COVID-19: maintaining essential rehabilitation services across the care continuumJanet Prvu Bettger

Un saludo!

[Total: 0   Promedio: 0/5]
Compartir: