Introducción

La parálisis cerebral es un conjunto de trastornos permanentes y (por lo general) no progresivos que suelen afectar a la capacidad del individuo de moverse, mantener el equilibrio o incluso corregir su postura. Además, como sabemos, también puede alterar la función sensitiva y cognitiva del paciente, así como, puede provocar desórdenes en el comportamiento y en la comunicación.

Las terapias acuáticas (hidroterapia) suelen motivar a los niños y jóvenes a realizar deporte, donde encontramos una manera de que realicen actividad física con la intención de mejorar así su bienestar físico, social y mental.

De este modo, si combinamos ambas, podemos conseguir que niños con parálisis cerebral mejoren su movilidad gruesa e incluso algunos consigan mejoras en la marcha. Algunos estudios aportan datos de la mejora cardiorrespiratoria que puede ejercer en niños con parálisis cerebral. Todo esto se ha ido estudiando durante años, y este artículo hace un resumen general, de la mano de los padres.

En este estudio se intentará reflejar mediante la experiencia de los padres si estas terapias acuáticas aportan algún tipo de ayuda, mejora o bienestar a sus hijos.

Desarrollo

Los criterios de inclusión son sencillos:

  1. Padres de niños con parálisis cerebral diagnosticados entre los 0-18 años.
  2. Los niños debían haber realizado terapias acuáticas durante más de 6 meses.
  3. Los padres debían hablar español.
  4. Debían haber entendido el propósito del estudio y haber firmado el consentimiento informado.

Han hecho uso del International Classification of Functioning, Disability and Health, version for Children & Youth (ICF-CY), para poder evaluar cada caso concretamente.

Gracias a esta escala de clasificación podemos evaluar cinco factores bastantes relevantes en la vida cotidiana de estos pacientes con PCI:

  1. Función corporal.
  2. Estructuras corporales.
  3. Actividad y participación.
  4. Factores medioambientales.
  5. Factores personales.

Todos estos datos fueron alojados en una base categorizada, en la que se encontraban las posibles mejoras en las distintas funciones de los niños.

Resultados

Hidroterapia en la función corporal

Lo más comentado por los padres fue, lógicamente, la fuerza muscular. Veían y notaban como sus hijos perdían esa debilidad en la mayoría de músculos a los que normalmente “no dan uso”.

Como curiosidad, muchos también comentaron la mejora en la función mental (en lo referente a emociones y atención). Estos padres notaban como sus hijos salían del agua mucho más relajados de lo que entraban y que, además, podían enfocarse en realizar algo en concreto, gracias a la estimulación dada en el agua.

Hidroterapia en la función estructural

Observaron que, en la mayoría de estos casos de PCI, las terapias acuáticas ayudan por lo general a estructuras asociadas con el movimiento. La más descrita por los padres es acerca de las estructuras del tronco, seguidas por las de miembros superiores y posteriormente las de miembros inferiores.

Actividades y participación

Se hace referencia sobre todo a la mejora del equilibrio, a la mejora en la capacidad de mantener una postura determinada, reafirmando el punto anterior. No obstante, otros padres relatan el avance de sus hijos para conseguir mantenerse de pie e incluso realizar la marcha y deambular por casa.

Facilitador en factores ambientales

Después de un tiempo en terapias acuáticas, estos niños usaban cada vez menos aparatos ortóticos, productos tecnológicos que les ayudaban en tareas de su día a día y que, ahora, podían realizar sin esa ayuda.

Muchos padres hablan además de la influencia en las relaciones familiares, donde después de las terapias ven a sus hijos más activos y atentos, pudiendo colaborar e incluso jugar con sus hermanos.

Barreras

No todo iba a ser bueno, y como sabemos, existen bastantes obstáculos que hoy día puede tener una familia para llevar a su hijo a terapias acuáticas.

Las experiencias de los padres de este artículo hay que tenerlas presentes, pues como he dicho es un artículo español, y aunque solo hay dos ciudades implicadas en el estudio, muchos padres pueden verse reflejados.

 La mayoría resume todo en lo siguiente:

  1. El sistema nacional de salud no está lo suficientemente desarrollado en este ámbito.
  2. Las políticas y sistemas siguen ejerciendo a contracorriente.
  3. La falta de centros dónde realizar terapias acuáticas especializadas.

Aunque existen centros destinados a ello, muchos no tienen las instalaciones adaptadas para estos casos, muchos centros con piscina no la tienen para uso terapéutico, no existe financiación pública…

Conclusión

Terminamos este artículo conociendo, por tanto, que las terapias acuáticas en niños con parálisis cerebral abren un amplio abanico de categorías donde se puede ayudar.

Las limitaciones de este estudio son las siguientes:

  1. Se realizó en dos ciudades españolas, por lo que no representa al país en sí.
  2. Había más madres en el estudio que padres (podría influir).
  3. Hay que resaltar que este artículo está basado en las opiniones de los padres, y no de primera mano de la experiencia de los propios niños.

El objetivo de este estudio es básicamente dar visibilidad a todo ese rango de posible mejora, para que pueda seguir realizándose, para que se pueda seguir estudiando y para continuar conociendo los detalles que faltan de la fisioterapia dentro de este ámbito.

What areas of functioning are influenced by aquatic physiotherapy? Experiences of parents of children with cerebral palsy – Javier Güeita Rodríguez

¡Un saludo!

[Total:1    Promedio:5/5]
Compartir: